Jubilados y pensionados: analfabetos tecnológicos/financieros

General 24 de febrero de 2021 Por María del Carmen Sáenz
Solo podrán ingresar al banco por extracciones superiores a $30 mil pesos. Todos aquellos que cobren por debajo de esa cifra deberán usar el cajero automático o realizar sus compras con la tarjeta de débito.
fae60ae7df930361d387c921e7911069_XL

En el lapso de una año y con un proceso acelerado por la pandemia del coronavirus, los jubilados y pensionados han quedado alejados de sus entidades bancarias de cobro.

Los abuelos solo pueden acercarse personalmente, y ser atendidos por cajero humano, si desean retirar una suma superior a los 30 mil pesos. En caso de tener jubilación o pensión mínima lo deberán resolver a través de un cajero automático o usar la tarjeta de débito para realizar sus compras o extracciones. 

Si bien la medida fue tomada por muchos bancos en marzo de 2020, lo cierto es que los abuelos seguían aglutinándose en largas filas sin el distanciamiento recomendado. La otra problemática era la no tenencia de las tarjetas de débito.

1569394529136

Con el paso de los meses las tarjetas llegaron a cada uno de los jubilados y pensionados pero en muchos casos no cuentan con familiares que cuenten con conocimientos financieros o tecnológicos para acceder al Home Banking.

La creación de claves, nombre de usuarios y contraseñas son palabras ajenas a las personas que por décadas acudieron a un cajero humano o hablaron con algún personal administrativo.

La educación financiera-tecnológica es un concepto ignorado por cientos de miles de familias de escasos recursos. Justamente estas familias tienen a los abuelos cobrando la mínima y han quedado expuestos a posibles estafas.

Tampoco saben leer los extractos de cuentas ni comprenden las letras chicas en los que se les informa sobre lapsos para reclamar o aumentos de intereses o cobro de comisiones. 

WhatsApp-Image-2019-06-19-at-11.49.24

La recomendación por parte de las entidades bancarias es: No prestar la tarjeta, no dar información personal, no responder preguntas a través de telefonía fija, ni móvil, ni por mail sobre cambio de claves o contraseñas. Los Bancos advierten que jamás pedirán estos datos a sus clientes y usuarios. 

La educación financiera/tecnológica deberá ser aprendida a los ponchazos y acompañados por la plataforma de cada entidad bancaria que suma video-tutoriales para aprender a crear claves y contraseñas. 

 

María del Carmen Sáenz

Soy periodista en la ciudad de Rosario, Santa Fe- Argentina.
Me gusta la fotografía y visibilizar lo que veo a mi alrededor.